Los sindicatos denuncian las carencias médicas en la cárcel de Botafuegos

Un interno de Botafuegos estuvo a punto de perder la vida el sábado por sobredosis al ingerir una mezcla de fármacos y metadona. La rápida intervención de los funcionarios y de los servicios médicos lograron salvarle la vida. Así lo han explicado los sindicatos, Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias y Unión General de Trabajadores, que han subrayado que la acción resultó exitosa a pesar de las graves carencias del centro penitenciario. Los servicios médicos están al 50 por ciento de personal, haciendo guardias cada 3 días de 24 horas, y los funcionarios de prisiones tienen una carencia de personal del 15 por ciento de la plantilla y con unos medios materiales, según denuncian, escasos, obsoletos e inadecuados.