Cierre

Desde que se pusiera en marcha, el pasado 14 de marzo, el estado de alarma, los ciudadanos emprendimos nuestra lucha particular contra el enemigo invisible. Combatimos el coronavirus quedándonos en casa, en una propuesta que inicialmente iban a ser 15 días y que se ha prorrogado otros quince. En cualquier caso, y haciendo uso de la esperanza, desde entonces, los que tienen el privilegio de luchar por su salud y la de los demás confinándose en casa, decidieron dar las gracias a los soldados activos en esta lucha que no son otros que los sanitarios, las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, los colectivos que nos proporcionan suministros indispensables para que la vida siga. Y como se trata de eso, de la vida frente al coronavirus, hoy nos despedimos como no puede ser de otra manera, con nuestro aplauso que se suma al de cada día, a través de los balcones y ventanas de las ciudades para que pronto, ésta sea una batalla ganada.

(15)